La respuesta constructiva a la necesidad de protección o refugio en una situación de desastre.

En todo el  mundo instituciones, ciudades y gobiernos están decretando el estado de alarma por Covid_19 con la correspondiente intervención de la arquitectura de emergencia.

Esta decisión  no es la primera vez que es llevada a cabo  ya que a lo largo de la historia los hechos acaecidos han requerido del uso e intervención de este tipo de arquitectura.

La  arquitectura de emergencia  cobró especial relevancia  en:

Sarcófago de Chernóbil:

“Obyekt Ukrytiye” (refugio o cobertura) comenzó a construirse el 20 de mayo de 1986, poco más de tres semanas después del desastre como medida de emergencia para detener la liberación de radiación a la atmósfera después de la explosión ocurrida en la Central nuclear de Pripat el 26 de Abril del mismo año.

El sarcófago que encerraba la Unidad 4 de la Planta de Energía Nuclear de Chernobyl se construyó rápidamente con el objetivo de parar las fugas del momento en la central.

Primero fue necesario construir una losa de enfriamiento debajo del reactor para evitar que el combustible nuclear caliente se queme a través de los cimientos. Se convocó a cuatrocientos mineros del carbón para excavar el túnel requerido debajo del reactor y para el 24 de junio el túnel necesario de 168 metros de largo estaba en su lugar; siendo necesarios un total de 206 días para su construcción final.

La cubierta diseñada para ser robusta, contaba con 400.000 metros cúbicos de hormigón y alrededor de 7.300 toneladas de acero.

Finalmente en 1996 se consideró imposible reparar el sarcófago ya que los niveles de radiación dentro de él eran tan altos como 10,000 röntgens por hora (la radiación de fondo en las ciudades es de alrededor de 20-50 microröntgens por hora, una dosis letal es de 500 röntgens en 5 horas). 

Debido a la clara deficiencia en su solidez se preveé desramar el sarcófago para el año 2023 con un especial cuidado en su desmantelamiento como la limpieza y envío de piezas para su posterior reciclaje o eliminación.

Bunker:

Diferentes acontecimientos nos puede llevar a el uso de este tipo de construcción desde terremotos, guerras, ataques…

El construido por hormigón es la lección más extendida en la población; una manera más segura para protegerse contra una variedad de amenazas.

Este tipo de construcciones  no están exentas de tener hasta el más  mínimo detalle en diseño y cubren todas las necesidades básicas requeridas para su uso, como la incorporación de cuartos de baños reforzados. 

El arqueamiento de la tierra y otros refuerzos aseguran que esté protegido contra explosiones, radiación y por supuesto, la intrusión en el hogar. Los búnkers generalmente están diseñados para resistir y proteger a su familia en caso de cualquier tipo de accidente.

Hospital de Wuhan

La arquitectura de emergencia siempre tuvo especial relevancia en varias etapas de este país asiático. Pero fue especialmente, cuando China nos sorprendió  en arquitectura de emergencia al crear un hospital para combatir el coronavirus de Wuhan en tan sólo 10 días.

La instalación médica improvisada de 6942,95 metros cuadrados, que recibió a sus primeros pacientes lo más rápido posible debido a la gravedad de la situación. Está compuesto por dos pisos  equipadas con camas, salas de aislamiento y UCIS.

El uso de unidades prefabricadas es la clave para construir un edificio a una velocidad tan rápida, según David Hartley,  (NTX que también se centra en la construcción de hospitales en el Reino Unido).

Según Hartley:

“En lugar de construir primero los cimientos y luego seguir con la superestructura (es decir, el marco de acero, el edificio y el revestimiento), las unidades prefabricadas permiten que la construcción de los cimientos y la envolvente del edificio se realicen en paralelo”

El hospital Huoshenshan, construido por el pánico, también se inspiró en los planos de una instalación médica que se estableció en Beijing en 2003 para ayudar a combatir la epidemia de SARS, que también ayudó a acelerar el proceso de construcción

Svalbard ” Bóveda Global de Semillas”

Ubicada a 130 metros dentro de una montaña en el archipiélago  de Svalbard del Ártico, la bóveda fue construida como parte de una iniciativa mundial para proteger la biodiversidad mundial mediante la preservación de las semillas de los cultivos alimentarios más importantes del mundo. 

La estructura, que costó  9 millones de dólares, estaba destinada a ser enterrada profundamente en el permafrost (capa de suelo permanentemente congelado) para proteger contra desastres naturales y provocados por el hombre, pero el incidente de este año descubrió varios defectos de diseño que permitieron que el agua rompiera el túnel de acceso de la bóveda.

La arquitectura de emergencia  juega un papel  fundamental para resolver lo más pronto posible y bajo coste cualquier tipo de catástrofe natural.

En estos momentos que tanto nos preocupan, los avances existentes juegan a favor de nuestra protección en casos extremos; aunque la unidad entre las personas es lo que realmente nos hace fuertes y fundamental para seguir adelante.

#arquitectura #eleoncearquitectura #emergency #eleonce #architecture

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies