Durante estos días nos han bombardeado con imágenes y artículos sobre la apertura de la espectacular Biblioteca Pública de Tianjin en China por lo que no hemos podido resistirnos a investigar y hacernos eco de esta noticia.

Tras únicamente tres años de trabajo, desde el primer plano hasta la finalización de la construcción, en octubre de este año ha sido inaugurado el gran proyecto diseñado por el estudio de arquitectura holandés MVRDV.

Esta nueva edificación formará parte de la nueva planificación urbana de la ciudad de unos 120.000m2, junto con cuatro edificios más, para formar un nuevo centro cultural en el distrito de Binhai.

Esta biblioteca futurista llena de curvas infinitas tiene 33.700 metros cuadrados, una altura de casi 30 metros y cinco plantas que albergan 200.000 referencias distintas esperando alcanzar una colección de 1,2 millones de ejemplares pero, no todo es lo que parece, ya que no todos los libros “que se ven” son reales. Esto se debe, según cuenta la portavoz del estudio en China Zhou Shuting, al apretado calendario de construcción que les obligó a abandonar una parte esencial del concepto: el acceso a las estanterías superiores desde salas situadas en la parte de atrás del atrio. Este cambio se realizó a nivel local y en contra de la voluntad de MVRDV.

Foto de Ossip van Duivenbode

La solución del estudio de arquitectura, frente al imprevisto de última hora, fue mediante la famosa técnica conocida como trampantojo colocando placas de aluminio perforadas impresas para representar libros en los estantes superiores consiguiendo así engañar a la vista del visitante.

                                                                  Foto de Verne

Si visualmente es un espectáculo mirarla, arquitectónicamente se ha logrado algo absolutamente increíble.

La fachada en forma de ojo nos permite vislumbrar, a través de su enrejado, el interior de la biblioteca; un luminoso auditorio esférico al que se le identifica como el “Ojo de Binhai” y alrededor del cual se enmarcan en forma de pirámide invertida una impresionante cascada de estanterías kilométricas desde el suelo hasta el techo las cuales hacen las funciones tanto de escaleras como de asientos y que, a su vez, se ven magnificadas por un neón blanco que se despliega por encima y por debajo de cada uno de los estantes.

                     

Foto de UNIVERSO ABIERTO.ORG                                                            Foto de Ossip van Duivenbode

A su vez, la forma en la que están dispuestas las estanterías, desempeñan también la función de parasoles, protegiendo así el interior de una luz solar excesiva y al mismo tiempo mantienen el ambiente resplandeciente.

                                                                                                                                      Foto Metalocous

Esperamos que las impresionantes imágenes os hayan gustado y las hayáis disfrutado.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies